No hace falta tener un gran vestidor para que sea el de tus sueños, la clave es: la organización. La mayoría de nosotros no solemos ser tan desorganizados como pensamos, sino que no tenemos tiempo para mantener en orden las cosas o nos da pereza…